• 27 enero, 2018

El Decreto de Erección de la Catedral de Almería

El Decreto de Erección de la Catedral de Almería

En esta ocasión, queremos traer a la web un documento de primer orden en la historia del templo catedralicio, tanto por su contenido -decreta el establecimiento de la Catedral en esta ciudad cabeza de Obispado- como por su antigüedad, ya que se trata del más antiguo escrito conservado en el bien cuidado archivo de la Catedral.

Podemos considerarlo, técnicamente, como una fuente histórica “primaria”, es decir, fechable en la misma época a la que se refiere. No sólo radica su importancia documental en relación a la construcción de la primitiva catedral -que, recordemos, se ubicaba en el emplazamiento de la actual iglesia de San Juan y no en su actual localización- sino que, además, es fundamental para comprender el contexto histórico de los años inmediatamente posteriores a la toma de la ciudad por los Reyes Católicos en el invierno de 1489, hito clave para finalizar el proceso reconquistador organizado e impulsado por los Reinos Cristianos Hispánicos desde el siglo VIII y que concluirá con la toma de la ciudad de Granada en 1492.

Sin duda, la transcripción del documento será del agrado de los estudiosos de la historia y de la paleografía, pero también de todos los almerienses y del público en general. Para aclarar el contenido, hemos evitado -con una finalidad didáctica- contracciones y grafías propias del castellano medieval, conservando en su integridad, eso sí, la información expresada en el texto.

EN EL NOMBRE DE DIOS. AMÉN

Don Pedro de Mendoza, por la misericordia de Dios Presbítero Cardenal de la Santa Iglesia de Roma, Patriarca de Alejandría, y Arzobispo de Toledo, Primado de España, Canciller Mayor de los Reyes de Castilla, etcétera. A todos los presentes y que han de venir, salud.

Habiendo sujetado y pacificado mis serenísimos y potentísimos señores don Fernando y Doña Isabel, Reyes de España, todos sus Reinos y Señoríos… con lo cual restituyeron todos los pueblos a la Fe Católica y los hicieron habitar de cristianos. Pero deseando los mismos señores Reyes extender más en aquellos pueblos la Fe y Religión Católica, suplicaron a nuestro Santísimo Padre Inocencio VIII concediese facultad de erigir e instituir Iglesias, Dignidades y Beneficios en aquellas ciudades, pueblos y lugares últimamente conquistados a los mahometanos1 y adquiridos para los verdaderos fieles; y Su Santidad, atendiendo con benigno afecto su piadoso y santo deseo, concedió sobre este particular sus Letras Apostólicas dirigidas a Nos…

Después de haber recibido dichas Letras Apostólicas fuimos requeridos en forma por parte de los expresados Rey y Reina, para que, procediendo al cumplimiento y ejecución de ellas y su contenido, erigiésemos e instituyésemos en la Iglesia Catedral de Almería del Reino de Granada dignidades, canonjías y otros beneficios y oficios eclesiásticos en el número y forma que nos pareciera más conveniente.

Y Nos, el referido don Pedro de Mendoza, Cardenal Arzobispo y Comisario Apostólico…usando de la autoridad Apostólica que en esta parte tenemos, por el tenor de las presentes, instituimos, creamos y erigimos para honra de Dios y de Nuestro Señor Jesucristo y de la Beatísima Virgen María su Madre…

Además de esto por donación de los dichos Rey y Reina, mis señores, y a su instancia y petición, aplicamos al Obispo de la ciudad de Almería y su Mesa Episcopal todas las posesiones y demas bienes, que le han donado y señalado Sus Majestades. Aplicamos también a la fábrica2 de dicha Iglesia Catedral de Almería todas las haciendas y rentas que tuvo la Mezquita Mayor de la misma ciudad, que al presente con el favor de Dios, está consagrada en Catedral…

Y en fe y testimonio de todo hemos mandado extender las presentes Letras o público instrumento, autorizado con el sello de nuestras armas y expedido en la Fortaleza de la Alhambra de Granada, el día 21 de mayo de año del nacimiento de Nuestro Señor Jesucristo 1492.

1Mahometanos: nombre genérico alusivo a los musulmanes.
2Fábrica: proceso de construcción de la Catedral.

 

Imagen de portada: retrato anónimo del Cardenal Mendoza.

Nombre (requerido)

Correo electrónico (requerido)

Asunto

Mensaje